• María Gómez

El color y el espacio


A la hora de pintar una habitación de nuestra casa, debemos de plantearnos qué tipo de sensaciones queremos transmitir o que limitaciones encontramos en cada una de las estancias. Hoy os traigo unos pequeños consejos o trucos de cómo utilizar la pintura y el color para conseguir efectos visuales interesantes y estancias más acogedoras.

Cuando pintamos una estancia de nuestra casa, nuestra percepción de la habitación cambia por completo. Los espacios pueden parecer más grandes o más pequeños, así como conseguir efectos ópticos para llamar la atención sobre determinadas zonas por medio del uso del color.

Si lo que queremos es que el techo parezca más alto, debemos de utilizar colores cálidos en las paredes. De esta manera, el espacio se verá visualmente reducido. Si pintamos el techo de un color más claro que las paredes, conseguiremos el efecto visual de que el techo se vea más alto. Pero para ello es importante que el color de las paredes sea continuo y no debe estar cortado con otro color en frisos o molduras.

Si lo que buscamos es dar amplitud, lo que tenemos que hacer es utilizar colores claros tanto en paredes como en techos. En este caso, las molduras se pueden pintar en tonos más oscuros o del mismo tono para dar definición al espacio. En el techo se puede utilizar un color sutilmente más claro para enfatizar aún más esa sensación de amplitud.

Muchas veces nos encontramos con espacios, con los techos muy altos. A veces hasta pueden desproporcionar la habitación. Si lo que buscamos es bajar visualmente este techo, debemos pintarlo con un color más oscuro que el de las paredes, para exagerar aun más este efecto, se puede prolongar el color hasta las molduras o frisos.

Para conseguir que los espacios estrechos parezcan más anchos, sobretodo en pasillos, cocinas largas o habitaciones, la mejor opción es pintar de colores claros y brillantes. Todos estos tonos resultan más espaciosos. En este caso, se debe utilizar un sólo tono en paredes y mobiliario y sacarle el máximo partido a la iluminación natural y artificial.

Si disponemos de una estancia muy luminosa, podemos aprovechar para pintar con un color pastel frío (como el celeste o verde agua), aparte de crearse un espacio amplio, también se convertirá en un lugar fresco.

Si tenemos el efecto contrario, una estancia muy grande, hasta el punto de ser poco acogedora, y apenas recibe luz solar, lo que debemos hacer es escoger un color cálido para el techo y las paredes. No se trata de escoger un color suave sino uno muy intenso para que realmente resulte cálido y reducir el espacio visualmente. Si encima utilizamos un color oscuro para el suelo conseguiremos aumentar más esa sensación de dar calidez a un ambiente grande.

¿Qué os parece? ¿Os habéis enfrentado alguna vez a alguna habitación difícil? Espero que os animéis a probar estos trucos si tenéis pensado pintar alguna estancia o convertir cualquier espacio en un lugar más acogedor.

¡Feliz fin de semana a todos!

#principios #interiordesign #decoracion #creativity #infografías #Architecture

80 vistas
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Negro Twitter Icono
  • Icono negro Tumblr
  • Negro Icono RSS
  • Negro del icono de YouTube
  • Icono negro Vimeo

© 2019 María Gómez Rego